Los protocolos de seguridad y prevención COVID-19 se imponen!

El COVID -19 es la tendencia por estos días a nivel mundial, por ser un virus que  afecta el sistema inmunológico y el respiratorio, es considerado por los científicos más peligroso que el SARS, debido a que afecta al cuerpo de la misma forma que el VIH y el Ébola. Por esto los contagiados deben aislarse y las personas sanas deben tomar todas las medidas de prevención y cuidado para no hacer parte de un indicador.

Sin embargo, la ciudadanía no tiene la capacidad financiera para quedarse en casa por varios meses, por lo que solicitan al gobierno, en especial al presidente, alcaldes y gobernadores analizar estrategias para reactivar la economía.

Colombia en cabeza del presidente Iván Duque, debe afrontar grandes retos en los próximos meses, entre ellos controlar la expansión del virus COVID-19 y, dirigir a más de 50 millones de colombianos, que debido a la cuarentena obligatoria decretada el 25 de Marzo, han tenido que quedarse en casa con el fin de evitar un posible contagio u propagación del mismo. Ante esto no podemos desconocer que Colombia no está en la capacidad de ayudar  a los más vulnerables, o las ayudas que estratégicamente opte por dar, no serán suficientes para todos los colombianos afectados por este cese de actividades.

El aislamiento preventivo se implanto como una decisión a corto plazo, sin embargo la inconsciencia de unos pocos ha generado el aumento de números de contagiados en el país, declarando alerta amarilla en la ciudad de Bogotá por la alcaldesa Claudia López, prorrogando la cuarentena en una 3 etapa hasta el 11 de Mayo, con el objetivo de incentivar a la ciudadanía de quedarse en casa, a las empresas de suspender actividades en oficina motivando a nuevas prácticas como el teletrabajo, trabajo en medio tiempo y diferentes turnos de ingreso y salida del personal con el fin de evitar la aglomeración de personas, despidos masivos o cancelaciones de contratos de trabajo.

La nueva fecha de extender la cuarentena, era el detonante que se esperaba para que la comunidad en su mayoría trabajadores informales, las empresas privadas, del estado  y las mipyme estas últimas ocupan gran parte de la economía de país, tomaran la iniciativa de generar propuestas al estado para reactivar de forma gradual la apertura de las empresas. Aun cuando la vida es un derecho fundamental, también tenemos otros derechos como lo es el de vivir dignamente cubriendo las necesidades básicas; pero sin un empleo o un medio para generar dinero ¿qué necesidades básicas se pueden cubrir?.

Algunos países han ido normalizando sus actividades económicas; como España en la activación de actividades de construcción, y así,  países como Austria, Dinamarca y Noruega por mencionar algunos. Esta gestión no deja de ser preocupante para los gobiernos, el sistema de salud y en especial para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual advierte sobre diseñar e implementar programas, protocolos u procedimientos generales con la finalidad de minimizar los riesgos y aprueben la aplicabilidad en las empresas que autoricen su apertura. Sin embargo, la crisis económica no se estabilizara de un día a otro y los casos de contagio pueden ir en aumento.

No obstante, es el riesgo que han decidido tomar las empresas y el estado con el fin de activar la economía, las personas puedan seguir conservando sus empleos y contribuir a que las empresas no se declaren en quiebra y terminen cerrando las instalaciones definitivamente, junto con ello el aumento de desempleo. Por tanto el estado en cabeza del Ministerio de Trabajo debe hacer seguimiento de que se implementen los protocolos con el fin de minimizar los riesgos de contagio y asegurar el cuidado de la salud preservando la economía. Obviamente las personas deben registrar un compromiso superior y el estado en mantener los recursos para realizar el test, adaptar las salas de aislamiento de los pacientes y conseguir los respiradores.